Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio MerinoUrgando por el ciberespacio he encontrado a un artista que me ha llamado la atención su singular manera de expresión artistica y conceptual. Os expongo a continuación la manera de ver las cosas Eugenio Merino.

 " Si contáramos la historia de una persona que es un vago, que se duerme en el trabajo, que es un alcohólico, que es un gordo que no se cuida, que no para de comer y hacer vida sedentaria, que no ayuda para nada a su mujer en casa, la cual le acepta tal como es resignada.

Si pensamos en una persona que mete engañándole a su padre en una residencia y que no quiere saber nada de él, que acelera cada vez que pasa por delante de la puerta para que no le vean, alguien que se ríe de los débiles y que es un aprovechado del sistema."

Todas estas características que podían formar parte de una de las víctimas del asesino de la película ‘Seven’ y la representación de algunos de los pecados capitales, no serían un buen ejemplo de comportamiento y, no dudaríamos, en calificar su forma de actuar como deplorable y como un mal ejemplo para la sociedad.

Pero si por el contrario decimos que la persona que hace todas estas cosas es Homer Simpson, entonces nuestra manera de percibir todos estos comportamientos cambia.

Homer es un dibujo, es divertido, nos hace gracia, es medio tonto, pero la realidad es que su catadura moral no es para nada un modelo de conducta digno de imitación.

La manera que tenemos de observar los dibujos animados, bien sean para mayores o para niños, es completamente distinta a la que tenemos al contemplar una serie o una película con personajes reales.

Los dibujos son inofensivos, son graciosos, nos trasladan a un mundo que no es real, donde, por ejemplo, el coyote puede acceder con facilidad a todo tipo de armamento, pero como siempre le explota en la cara y podemos sonreír, permitimos a nuestros hijos que lo vean.

Pero si esos personajes que forman parte de los dibujos aparecen descontextualizados, fuera de su ambiente habitual y, sin abandonar la ironía, se intenta transmitir un poco de seriedad, esas imágenes adquieren un carácter reflexivo que antes no poseían.

Eso es lo que hace Eugenio Merino, los iconos le sirven al artista para conectar con uno de los principales temas que trata el arte contemporáneo actual, dar un toque de atención, componer una obra crítica con el sistema, capaz de tocar la fibra sensible de un público que se siente movido a reflexionar sobre algunos de los problemas concretos de la sociedad. Las obras de Eugenio Merino conectan por su temática con otros artistas españoles como Pablo Alonso, el cual utiliza las imágenes dibujadas como modo de crítica contra el sistema o artistas extranjeros como Gilles Barbier que ya representó en el año 2002 una obra titulada ‘L´Hospice’, donde se observaba en una habitación seis esculturas que en realidad eran superhéroes ancianos, allí podía verse a Superman con taca-taca, la Masa en silla de ruedas mirando la tele junto a Catwoman, el Capitán América con gotero, todos parecían vivir olvidados en una residencia de ancianos.

Maltrato, alcoholismo, hambre, marginación, nacionalismos, guerra, religión; temas sobre los que el debate se encuentra abierto permanentemente en este país y donde el artista, sin tomar posición de ningún tipo, quiere sugerir, ayudar a mover nuestra mente, utilizando imágenes aparentemente inocentes, bien de Disney, de Warner Brothers, de Marvel, de los Simpson o éxitos recientes como la película de animación Shrek. El artista aparece como un notario de su época, animando, ayudando al público a no olvidar ni las imágenes ni el tema que tratan.

Así podemos observar como una de las torres del desaparecido World Trade Center es el castillo de Walt Disney y un avión viene a por ella, observamos al Capitan América transformado en el Capitán Cataluña, como Franco arenga a la masas en un discurso que alude a los valores del régimen post guerra civil desde el cuerpo de Shrek o como la música de los dibujos de la Warner sirve para acompañar a unos soldados que avanzan y mueren en la película ‘La delgada línea roja’.

Y para ello sirven todos los soportes, el dibujo, la escultura (un apartado sobre el que el artista se va acercando un hiperrealismo que le une a grandes figuras del arte contemporáneo como Ron Mueck, Richard Stipl, Evan Penny, Paul Mcarthy o John Isaacs), la instalación o el vídeo y que completan una exposición sin duda interesante que pone sobre el tapete problemas y debates candentes en la sociedad actual.

Su web es: 

WEB DE EUGENIO MERINO 

 

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Improvisa :: noticias :: Eugenio Merino

Fuente: http://www.homines.com

Print Friendly, PDF & Email
Comentarios
  • Juanmi dice:

    Que buena la de Bush 🙂

    Ya me hubiera gustado a mi ponerle así la cara.

    Sobre la de Coca Cola lo más duro es que la realidad es así, llega a los sitios mas reconditos del planeta y encima más barata que el agua :-O

    P.D.: Yo la hubiese calificado de Diseño 😉

  • Raul dice:

    Gracias Juanmi estaba dudoso con la sección.

  • Devil dice:

    Curioso personaje, y más aún su obra jejejejejeje.

    Stop censura 🙂

    Saludos!!!

  • CeLSuM dice:

    Estos diseñadores estan locos!!

    La verdad que el Fidel que presenta el tal Eugenio, que no el humorista, es realmente igual de impactante y da el mismo miedo que el Fidel real…

    Respecto al «punching-Bush» tenemos que hacer algo para regalarselo al juanmi… aunque sea clicar en la publicidad.. xDD

    Salu2